Las relaciones no hay que forzarlas, todo debe fluir desde el principio. Por eso necesitamos saber uno del otro antes de dar el paso. 

Si cumples los requisitos que describo aquí abajo probablemente estemos hechos el uno para el otro y podamos empezar a trabajar juntos. 

Si tú también quieres saber cómo soy puedes leer aquí SOBRE MÍ.

SERÁS MI CLIENTE IDEAL SI: 

Tu producto o servicio ayuda a otras personas a mejorar sus vidas.

Me tiene que hacer latir el corazón.

Ofreces un producto o servicio de calidad que no intenta vender humo ni engañar a nadie

Eso terminaría rápidamente con nuestra relación.

Tienes claro lo que quieres conseguir.

Yo no soy economista ni te puedo dar consejos sobre el mejor marketing. Lo que necesitas de mí son mis textos.

No me pides lo de ayer para hoy.

Me gusta hacer bien mi trabajo y para eso necesito dedicarte tiempo. Si tienes alguna urgencia coméntamelo (pero el precio variará).

Eres comprometido. Te necesitaré para crear textos con magia.

Seremos un equipo.

Tienes la capacidad económica para pagar mis servicios. 

Mi trabajo requiere mucho tiempo y dedicación y es normal que lo cobre. Aquí puedes ver mis tarifas.

NO PODRÉ AYUDARTE SI: 

Vendes o difundes algo que vaya en contra de mis principios.

No eres mi cliente ideal. 

 Pienso que no podré hacerlo genial porque tu producto o servicio no es mi fuerte.

¿QUIERES MIS PALABRAS?